Fisioterapia y Osteopatía en los cólicos del lactante

Hoy en día, si un bebé llora de forma inconsolable y se acompaña de gases o estreñimiento, enseguida se piensa que son cólicos, pero… ¿realmente los tiene? En este artículo vamos a intentar explicar qué es el cólico del lactante, qué síntomas puede presentar el bebé, y cómo la fisioterapia y la osteopatía pueden ayudar a los niños que lo sufren.

QUÉ ES ÉL CÓLICO DEL LACTANTE

Según la Asociación Española de Pediatría, el cólico del lactante se define como un llanto intenso que dura al menos 3 horas al día, de inicio repentino, inconsolable, que aparece mínimo 3 días a la semana durante al menos 3 semanas, en un bebé sano y bien alimentado. Suele aparecer a partir de los 15 días de vida, y desaparece hacia los 3 o 4 meses de edad.

Es más frecuente durante la tarde y la noche, y el bebé responde encogiendo las piernas y los brazos, apretando los puños como si hiciera fuerza, poniéndose rojo y, en ocasiones, incluso con sonidos nasales. Suele comer con ansiedad, y sufrir dolor intestinal, retortijones, gases, regurgitación o reflujo.

Según nuestra experiencia, sabemos que no todos los niños con cólicos cumplen estos requisitos, y un bebé puede sufrir cólicos con pocos días de vida hasta incluso los 6 meses de edad, y en cualquier momento del día.

Cólicos del lactante
Fisioterapia en cólicos del lactante

CAUSAS DEL CÓLICO DEL LACTANTE

Aún no se conocen bien cuáles pueden ser las causas de estos síntomas, pero se han propuesto diversas hipótesis que justifiquen su presencia:

  1. Causas digestivas: inmadurez del sistema digestivo, alteraciones en la flora bacteriana intestinal, estreñimiento.
  2. Alergias o intolerancias alimentarias a las proteínas de la leche de vaca. En el caso de que la lactancia sea exclusivamente materna, la dieta de la madre rica en lácteos puede influir en la aparición de los cólicos.
  3. Alteraciones en el agarre del bebé al pecho y en la succión.
  4. Factores psicológicos y sociales: excesiva estimulación del bebé, respuesta ansiosa de la familia ante el llanto, cambios constantes en la rutina diaria, situaciones de estrés.
  5. Desde el punto de vista de la osteopatía, el bebé con cólicos sufre tensiones craneales debido a la posición fetal durante el embarazo o a un parto dificultoso, y estas tensiones influyen en el funcionamiento del sistema digestivo.

Las consecuencias de los cólicos son las molestias y dolores abdominales, el trastorno del sueño, tanto del niño como de sus padres, la alteración del comportamiento del niño (suele estar nervioso e irritable), y la angustia de la familia, que no sabe qué hacer para aliviar a su hijo.

¿TIENE SOLUCIÓN?

La solución más extendida para los cólicos es esperar a que desaparezcan, pero… ¿por qué dejar a un bebé llorar durante tres meses si puede solucionarse de otra forma? ¿Y si su malestar está indicando que hay algo más? ¿Y si pasado ese tiempo no desaparecen los síntomas?

La fisioterapia es el método más eficaz para tratar el cólico del lactante, de forma natural, suave y no invasiva. El fisioterapeuta especializado en osteopatía pediátrica puede ayudar a identificar qué le ocurre exactamente al bebé, descartando otro tipo de patologías, como el  reflujo grastroesofágico, la alergia alimentaria, o la obstrucción intestinal, y determinar la causa del cólico para tratarlo de forma adecuada.

TRATAMIENTO MEDIANTE FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA

Desde la fisioterapia infantil, se realiza una exploración manual del aparato digestivo y del diafragma, así como del cráneo, la columna y la pelvis para determinar las causas que están provocando el malestar del niño, apreciando si existen tensiones o cambios que sugieran alteraciones en los tejidos.

Los objetivos en el tratamiento fisioterapéutico son aliviar el dolor y las tensiones, normalizando la musculatura y la colocación de las vísceras digestivas, así como mejorar la movilidad y el funcionamiento del sistema digestivo, y favorecer que dicho sistema madure de forma más temprana, regulando además las tensiones del sistema nervioso.

Para conseguir estos objetivos, se aplican maniobras suaves de fisioterapia y osteopatía visceral adaptadas a cada bebé, dependiendo de la causa y la sintomatología que presente. En líneas generales, se realizan técnicas a nivel local para relajar las tensiones existentes a nivel del abdomen y del diafragma, y se combinan con técnicas de osteopatía craneal en la cabeza y la pelvis, para mejorar así el control nervioso del sistema digestivo y relajar al bebé, ayudándole a descansar mejor.

Además, en función de lo que se haya diagnosticado en la valoración, pueden incluirse técnicas en la boca y en la mandíbula, para que la succión se realice de forma eficaz y facilitar la deglución; en el caso de que el pequeño sufra reflujo gastroesofágico, también se realizan técnicas específicas para tratarlo.

Durante la sesión en Pasos Fisioterapia, nuestros fisioterapeutas realizan el diagnóstico y llevan a cabo el tratamiento y, además, enseñan a las familias maniobras de masaje abdominal que pueden realizarse en casa, y ofrecen pautas y consejos que contribuyan a mejorar el estado del bebé.

Habitualmente, los síntomas del cólico del lactante se resuelven en 3 o 4 sesiones de fisioterapia; este tiempo variará en función de la evolución de cada bebé y las causas del cólico.

¿QUÉ HACER SI TU BEBÉ TIENE CÓLICOS?

Si sospechas que tu bebé puede estar sufriendo cólicos o alguna molestia en el sistema digestivo, no desesperes y ponte en manos de nuestros fisioterapeutas. Son profesionales sanitarios especializados en fisioterapia infantil y osteopatía pediátrica, y harán todo lo que esté en su mano para aliviar a tu bebé y devolverle el bienestar. Pide cita o consúltanos para ver cómo podemos ayudarte.

Anuncios

Deporte y fisioterapia: ¡disfruta del ejercicio sin lesiones!

La realización de ejercicio nos ayuda a mantener el cuerpo en óptimas condiciones y a prevenir lesiones músculo-esqueléticas y enfermedades. A pesar de que el deporte es esencial para mantener y mejorar nuestra calidad de vida, la práctica de cualquier actividad deportiva suele aumentar la probabilidad de sufrir molestias, sobre todo si se realizan sobreesfuerzos o no está supervisada.

Por ello, es fundamental contar con el fisioterapeuta, que puede ayudar en la prevención de lesiones, así como en su tratamiento y en la posterior readaptación al ejercicio. Los fisioterapeutas de Pasos Fisioterapia recomendamos la realización de actividad física de forma habitual, adaptada a la edad y al estado físico de cada persona; y los que nos conocéis, sabéis que en Pasos Fisioterapia predicamos con el ejemplo.

CAUSAS DE LAS LESIONES DEPORTIVAS: si hago ejercicio, ¿por qué me lesiono?

Si haces deporte, no estás exento de sufrir molestias. Habitualmente, las lesiones suelen producirse por una inadecuada preparación física, un mal calentamiento, por lesiones previas que no han sido tratadas adecuadamente, sobreesfuerzos, no realizar estiramientos tras el ejercicio, no respetar los periodos de descanso y recuperación del cuerpo, por alteraciones nutricionales… También influyen el calzado y el equipo empleado, y las condiciones externas, como el tipo de terreno o el clima.

LESIONES MÁS FRECUENTES EN EL DEPORTE

A pesar de que intentemos minimizar las causas y los factores que pueden influir en nuestra actividad física y hagamos lo posible por evitar las temidas lesiones, éstas pueden terminar apareciendo. La realización de actividad física predispone a sufrir patologías o lesiones dependiendo del tipo de ejercicio; por ejemplo, los corredores suelen sufrir molestias en las rodillas o en los pies, mientras que en los que practican voleibol hay mayor prevalencia de que aparezca una lesión en el hombro o la mano.

En líneas generales, las molestias que aparecen con mayor frecuencia cuando se realiza ejercicio, y que son motivo de consulta al fisioterapeuta, son:

  • Alteraciones musculares: agujetas, sobrecarga, calambres, contracturas, distensión muscular, rotura fibrilar, desgarros…
  • Alteraciones articulares: esguinces, luxaciones, inestabilidad articular, capsulitis…
  • Tendinitis: rotuliana, de Aquiles, del manguito rotador, de la pata de ganso…
  • Periostitis tibial
  • Fascitis plantar
  • Epicondilitis, epitrocleítis…
  • Síndrome de la cintilla iliotibial
  • Meniscopatías y lesiones en ligamentos cruzados de la rodilla
  • Edemas óseos, fisuras y fracturas por estrés…
  • Osteopatía de pubis

Si sufres alguna de estas molestias u otras relacionadas con la práctica deportiva, consulta con nuestros fisioterapeutas, realizarán una evaluación de tu problema y le darán solución a través de la fisioterapia deportiva.

 ¿QUÉ ES LA FISIOTERAPIA DEPORTIVA?

La fisioterapia deportiva es una especialización dentro de la fisioterapia, dirigida a toda persona que realiza actividades deportivas de forma habitual, ya sea por ocio, salud, o práctica profesional. No se dirige sólo a deportistas que compiten, también pueden beneficiarse de ella las personas que realizan cualquier actividad física, sea cual sea el ejercicio.

No se trata sólo de aplicar la fisioterapia convencional a la lesión deportiva; el fisioterapeuta deportivo tiene en cuenta la anatomía y fisiología del cuerpo humano en la realización del ejercicio, así como la mecánica y los gestos técnicos que realiza el deportista, y la fisiopatología de la lesión deportiva, según el ejercicio realizado.

La fisioterapia deportiva se centra en la prevención de la lesión, y en el tratamiento de la misma una vez se ha producido, así como en la readaptación al ejercicio:

  1. Prevención de la lesión: Es aconsejable acudir al fisioterapeuta cuando se realiza deporte, aunque no se sufran lesiones, pues disminuye el riesgo de padecerlas y reduce las molestias de la práctica deportiva, manteniendo el sistema músculo-esquelético en condiciones óptimas para mejorar el rendimiento deportivo, adaptarse al esfuerzo y proporcionar una sensación de bienestar global. Se trata de mejorar las condiciones del deportista sano, descargando y tonificando la musculatura y aplicando un entrenamiento muscular adecuado y personalizado.
  2. Tratamiento de la lesión: cuando la lesión se ha producido, la fisioterapia deportiva actúa en esa fase de recuperación, tratando las lesiones causadas por la práctica deportiva o asociadas a ella. Se logra así devolver la funcionalidad al cuerpo lo antes posible, acelerando los procesos biológicos de recuperación de la lesión, sin forzarlos, respetando las etapas de cada proceso y las respuestas del cuerpo a la lesión y al tratamiento.
  3. Readaptación al ejercicio: una vez se ha tratado la lesión, se intenta que el deportista pueda incorporarse lo antes posible a su actividad física con total seguridad, en las condiciones físicas más adecuadas, y minimizando las probabilidades de recaída de la lesión. Se pauta un programa de entrenamiento adaptado específico y se marcan unas pautas de conducta y recomendaciones para evitar recidivas.

En todo este trabajo de prevención y tratamiento, es fundamental el compromiso y la implicación del paciente deportista para optimizar la mejora y conseguir unos resultados satisfactorios que cumplan los objetivos propuestos.

¿QUÉ TÉCNICAS SE EMPLEAN EN FISIOTERAPIA DEPORTIVA?

Dentro de la fisioterapia enfocada al deporte, se aplican diversas técnicas para ayudar al paciente a disfrutar del ejercicio sin sufrir molestias. En nuestra clínica de fisioterapia en San Fernando de Henares,  aplicamos técnicas de la fisioterapia convencional, como masaje, terapia manual, termoterapia (calor), crioterapia (frío), vendaje funcional y neuromuscular (kinesiotaping), electroterapia, ejercicios de propiocepción… además de otras técnicas, como pueden ser osteopatía, punción seca, liberación miofascial, reeducación postural global, drenaje linfático, programas de ejercicios terapéuticos, trabajo excéntrico, y reeducación al esfuerzo, entre otras.

La elección de la técnica empleada depende del tipo de lesión y de las necesidades que presente el deportista en cada caso.

¿HACES EJERCICIO? ACUDE AL FISIOTERAPEUTA

Desde Pasos Fisioterapia, promovemos la realización de la actividad física de forma saludable y sin riesgos, orientando a la persona que desea iniciar una actividad física o reincorporarse a ella, y atendiendo las necesidades de los que ya realizan deporte. El objetivo es disfrutar con el ejercicio y obtener con su práctica el mayor beneficio posible.

Si realizas cualquier actividad física, disfruta de ella sin lesiones y, si aparecen, confía en profesionales sanitarios cualificados. En nuestro centro, estamos a tu disposición para ayudarte; una lesión no tiene porqué impedirte realizar ejercicio, te ayudamos a hacer lo que te gusta de forma saludable. La salud es lo más importante, déjala en las manos adecuadas.

Frío y dolor. ¿Cómo afecta el frío al cuerpo?

Con la llegada del frío, los pacientes nos comentan que sienten más rigidez en los  músculos y las articulaciones, y aumentan sus dolencias, especialmente en las zonas del cuello y de la espalda. Además, aparecen dolores en las articulaciones que ya sufren alguna molestia, y vuelven a aparecer antiguas lesiones que no habían desaparecido del todo.

¿Cómo afecta el frío a nuestro cuerpo?

Cuando sentimos el frío, nuestro cuerpo responde “encogiéndose” para guardar el calor, habitualmente subimos los hombros y agachamos la cabeza. Esta reacción provoca que los músculos superficiales del cuerpo se contraigan de forma involuntaria como mecanismo de defensa, es como si se acortaran, aumentando la tensión muscular. Si esta posición se mantiene en el tiempo, puede llegar a generar espasmos y contracturas musculares, lo que nos causa dolor y molestias. Además, esa contracción mantenida, hace que haya mayor rigidez en las articulaciones, provocando un aumento de la resistencia al movimiento, y podemos llegar a sentir limitaciones al intentar movernos; puede afectar a cualquier articulación, pero suele ser en las manos y los pies donde más se aprecia esa sensación, por lo que es importante mantenerlos cálidos.

Además, el organismo responde al frío disminuyendo el aporte sanguíneo hacia la piel (vasoconstricción cutánea), e incrementando la producción de calor metabólico, provocando que tiritemos y tengamos temblores involuntarios. Todas estas respuestas, contribuyen para empeorar el estado de nuestro sistema locomotor.

Otra de las respuestas más repetidas suele ser apretar los dientes, y a veces “castañetean”, por lo que la musculatura de la mandíbula también se verá afectada; estos músculos están íntimamente relacionados con los músculos del cuello y de la nuca, y en ocasiones, el dolor de cuello y de espalda puede acompañarse de otros síntomas, como dolor de cabeza, o molestias en la mandíbula y en los oídos (pitidos, zumbidos…).

Estos problemas pueden aparecer en cualquier persona y a cualquier edad. Si ya sufríamos alguna lesión muscular, contractura o dolor previo, el frío puede acentuar sus síntomas y hacer que empeoren.

También, con la disminución de la temperatura ambiental, suelen aparecer molestias en las articulaciones que ya están afectadas previamente, bien por alguna lesión antigua o por sufrir enfermedades articulares como la artritis o la artrosis, entre otras. Estas molestias que se agravan con el cambio de temperatura se fundamentan en la teoría de que la variación en la presión atmosférica genera cambios en la presión del líquido articular, provocando inflamación y dolor.

Recomendaciones para aliviar y prevenir los síntomas causados por el frío

El cambio brusco de un ambiente cálido en casa, en el coche, en el centro comercial… al frío de la calle, puede afectar a nuestro cuerpo, pues no le da tiempo a adaptarse a esa diferencia brusca de temperatura. Por ello, desde nuestra clínica de Fisioterapia en San Fernando de Henares, os ofrecemos una serie de recomendaciones para prevenir y evitar las molestias causadas por el frío:

  • En la medida de lo posible, evitar los cambios bruscos de temperatura, abrigándose bien en los días de más frío antes de salir de lugares cerrados y cálidos.
  • Mantener el cuerpo caliente, llevando suficiente ropa de abrigo que conserve el calor corporal, tapando principalmente las manos, el cuello y la cabeza.
  • La aplicación de calor mediante manta eléctrica, saco térmico, bolsas de agua caliente… puede aliviar los síntomas, ya que relaja la zona afectada, disminuye el dolor y aumenta la circulación sanguínea, pero no es recomendable aplicarlo más de 15 o 20 minutos seguidos, ni mantenerlo a una temperatura muy elevada.
  • Realizar ejercicios y movilizaciones de las articulaciones, sobre todo si sufren de alguna lesión previa, para aumentar la circulación sanguínea y disminuir la sensación de rigidez. En Pasos Fisioterapia, podemos crear una tabla de ejercicios personalizada que se adapte al estado físico de cada persona, consulta con nuestros fisioterapeutas.
  • En el caso de los deportistas, hay mayor tendencia a que el músculo se lesione, debido a que se queda rígido y tenso, por lo que en esta época es aún más recomendable, si cabe, dedicar unos minutos previos al calentamiento para preparar y activar el músculo y, cuando se termine la práctica deportiva, realizar una tabla de estiramientos para mantener la flexibilidad y disminuir las tensiones que se hayan podido acumular. Además, es recomendable acudir al fisioterapeuta para realizar una descarga preventiva de la musculatura y así mantenerla en óptimas condiciones, para poder seguir disfrutando del ejercicio al aire libre sin miedo a las lesiones.
  • Ante la aparición de la más mínima molestia, acudir a tu fisioterapeuta, ya que si existe tensión muscular, habrá más posibilidades de que el frío afecte y aumente ese espasmo muscular.

Si sufres alguna molestia, en nuestra clínica de fisioterapia en San Fernando de Henares realizaremos una valoración previa para saber de dónde viene el dolor y determinar sus causas, aplicando el tratamiento más adecuado para aliviar y tratar las dolencias, y ofreciendo consejos que ayuden a prevenir y evitar las lesiones.

¡Pon un fisioterapeuta en tu vida y disfruta del frío de forma saludable!

Nuevos grupos de Pilates, ¡apúntate!

¡Estrenamos nuevos horarios en los grupos de Pilates!

A partir de noviembre, si quieres hacer ejercicio, mantenerte en forma, prevenir lesiones o tratar alguna dolencia, puedes incorporarte a las clases que ofrecemos del Método Pilates en diferentes horarios:

  • Por las mañanas, los martes y los jueves de 9h a 10h. ¡Perfecto para empezar el día con energía!
  • Por las tardes, los viernes de 18h a 19h. ¿Qué mejor forma para terminar el viernes que descargando las tensiones acumuladas durante la semana?

Y si estás embarazada, puedes apuntarte los lunes y los miércoles de 18h a 19h. ¿Quieres saber si el Método Pilates es para ti? Descúbrelo aquí.

Si estás interesado/a en otros horarios disponibles, infórmate contactando con nosotros. También ofrecemos clases para mamás y papás con bebés y para niños. Y si lo del grupo no te convence, ofrecemos clases individuales totalmente personalizadas y adaptadas a tu estado físico y tus objetivos, ajustadas al horario que mejor te convenga. No pierdas la oportunidad de hacer ejercicio a la vez que mejoras tu bienestar.

Además, en Pasos Fisioterapia, las clases están impartidas por fisioterapeutas especializados, que estarán pendientes de ti en todo momento y te darán las pautas y correcciones necesarias para realizar el ejercicio de la forma correcta y sin lesionarte, aprovechando al máximo todos los beneficios que te ofrece este método.

Si quieres conocer el Método Pilates en Pasos Fisioterapia y aprovechar todo lo que te puede aportar, solicita ya tu clase de prueba individual con nuestros fisioterapeutas, en la que realizarán una valoración previa y podrás descubrir en qué se basan sus ejercicios.

No lo dejes pasar e infórmate, ¡corre que las plazas vuelan!

22780573_851373588364575_6355924850954547152_n.jpg

 

Fisioterapia: ¿qué puede hacer por ti?

En ocasiones, nuestros pacientes nos comentan que han estado mucho tiempo con molestias antes de acudir a Pasos Fisioterapia porque pensaban que era algo pasajero y se aliviaría con el tiempo o tomando un medicamento, hasta que se convierte en insoportable, y es entonces cuando deciden acudir al fisioterapeuta. Otras veces, acuden tras visitar al médico de cabecera u otros médicos especialistas y no haber obtenido el resultado deseado. En otras ocasiones, nos acostumbramos a sentir una molestia y aprendemos a convivir con ello, o nos dicen que es cuestión de tiempo, o que es algo crónico y sin solución, y optamos por dejarlo pasar, sin saber que la fisioterapia puede ayudar en la mayoría de esos casos.

Muchas veces, ante una contractura o un dolor muscular, somos conscientes de que necesitamos un fisioterapeuta y le visitamos para resolver nuestra molestia, pero ante otros síntomas como vértigos, estreñimiento, hernia de hiato, insomnio…  ¿nos planteamos acudir al fisioterapeuta?

¿Cuándo hay que acudir a fisioterapia? ¿Sabes todo lo que un fisioterapeuta puede hacer por ti? En este artículo, explicamos qué es la fisioterapia y cuáles son las funciones del fisioterapeuta, intentado dar respuesta a las dudas que soléis plantear durante las sesiones. De esta forma, sabrás cuándo es necesario acudir a este profesional sanitario y podrás aprovechar todos los beneficios que puede ofrecerte.

Según la Organización Mundial de la Salud, la fisioterapia es una disciplina incluida en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, y se define como  “el arte y la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad. Además, incluye la realización de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de la afectación y fuerza muscular, pruebas para determinar las capacidades funcionales, la amplitud de movimiento articular y medidas de la capacidad vital, así como ayudas diagnósticas para el control de la evolución”.

Es decir, la fisioterapia es una disciplina de la salud que diagnostica el problema del paciente y lo trata mediante diferentes medios físicos, como pueden ser el ejercicio, el masaje, la  electricidad, el calor o el frío, entre otros. Habitualmente, se relaciona la fisioterapia con los masajes, pero el fisioterapeuta dispone de muchas más técnicas para abordar el problema del paciente e intentar darle solución.

Entonces… ¿qué es un fisioterapeuta? Es el profesional sanitario que actúa de forma preventiva y terapéutica ante las posibles dolencias, mediante agentes físicos; tiene formación universitaria y una titulación oficial, que le otorga los conocimientos y la capacitación legal para desarrollar su actividad. Además, después de los estudios universitarios, puede ampliar sus conocimientos formándose en técnicas que le permitan especializarse para ofrecer el tratamiento más adecuado a cada persona que acuda a su consulta.

Los fisioterapeutas de Pasos Fisioterapia dirigimos nuestro trabajo hacia la labor asistencial, orientada a la recuperación de las lesiones mediante técnicas no farmacológicas, así como a la prevención de futuras lesiones y el mantenimiento del bienestar físico.

En cuanto a la prevención de lesiones, el fisioterapeuta reconoce las causas que pueden provocar una lesión, como pueden ser lesiones no tratadas, alteraciones en los patrones de movimiento, posturas inadecuadas en la vida diaria, falta de hidratación, gestos deportivos repetitivos… actuando en esas causas y explicando calentamientos, estiramientos y gestos deportivos adecuados y específicos, reeducando la postura y aconsejando ejercicios y movimientos apropiados y adaptados a cada persona. Además, en esta labor de prevención, se aconseja acudir al fisioterapeuta cada cierto tiempo, dependiendo del estado físico, del ejercicio que se realice y de la lesión que padezca, para mantener  los beneficios conseguidos con el tratamiento y aliviar las tensiones acumuladas en la vida diaria.

Cuando la lesión ya ha aparecido, el fisioterapeuta ayuda a su recuperación y curación, o a mantener y retrasar la aparición de complicaciones u otras alteraciones en el caso de enfermedades crónicas o degenerativas. Mediante una valoración previa y personalizada, se identifica la causa del problema y lo que le puede estar pasando al paciente, para emitir un diagnóstico fisioterapéutico, planteando el tratamiento que se considere más adecuado para aliviar la dolencia. La herramienta principal del fisioterapeuta es la mano y en nuestro centro optamos por la terapia manual siempre que sea posible, combinándolo con las técnicas que resulten más beneficiosas en cada caso como la punción seca, el vendaje neuromuscular o el ejercicio terapéutico, entre otros, adaptando la terapia a cada persona.

Otra de las labores dentro de la función asistencial del fisioterapeuta es la promoción de la salud y la educación del paciente en cuestiones relacionadas con el bienestar y la calidad de vida. Puede que no tengamos un problema específico o un diagnóstico médico, pero el fisioterapeuta puede ser nuestro aliado a la hora de mejorar el rendimiento en el deporte mediante la corrección y la reeducación del gesto deportivo, el fomento de la actividad física y los hábitos saludables, y puede convertirse en nuestro asesor en ergonomía, orientándonos en la forma más adecuada de realizar un determinado movimiento o en la manera de coger un peso, por ejemplo.

A veces, preferimos preguntar a conocidos o buscamos en Internet consejos que a otros con nuestra lesión le han funcionado, pero en nuestro caso puede ser perjudicial porque no están personalizados y pueden no ajustarse a nuestros problemas y necesidades, por lo que debemos acudir siempre al fisioterapeuta para que estudie nuestro caso de forma personalizada y nos dé las indicaciones que mejor se ajusten a nuestro problema en particular.

Tanto si acudes de forma preventiva como para resolver alguna molestia, en nuestro centro promovemos la implicación del paciente y/o de su familia en el caso de los niños, en el tratamiento y en la recuperación, porque el fisioterapeuta ofrece las herramientas de las que dispone para ayudar a la curación, pero ésta no depende sólo de él; el paciente que acude debe ser activo en la terapia y participar en el proceso de curación para poder mejorar así su calidad de vida y mantener el resultado obtenido en la sesión.

Si tienes dudas o no estás seguro de si la fisioterapia puede aportarte beneficios en tu caso, puedes consultarnos, estamos encantados de ayudarte.

Como ves, el fisioterapeuta sirve “para un roto y un descosido”, aprovecha tu sesión al máximo y pon un fisioterapeuta en tu vida.

Si deseas obtener más información sobre la fisioterapia, pincha aquí. Si quieres saber qué diferencia al fisioterapeuta del masajista, quiropráctico u osteópata, puedes consultar aquí.

Fisioterapia en Pasos Fisioterapia
Fisioterapia en Pasos Fisioterapia